viernes, 28 de octubre de 2011

Autoridades de Perú piden calma ante sismo


Las autoridades peruanas redoblan hoy los llamados a la calma ante los brotes de pánico causados por un sismo que ayer sacudió a la región sureña de Ica, que hace cuatro años fue devastada por un terremoto.
  Tanto el presidente Ollanta Humala como autoridades de la Defensa Civil y el Instituto Geofísico de Perú lanzaron invocaciones a la serenidad, tras reportarse que no hubo víctimas ni daños importantes a consecuencia del sismo registrado esta mañana.

El movimiento telúrico alcanzó una intensidad de 6,7 grados en la escala de Richter, con epicentro a 50 kilómetros de Ica y la onda sísmica se sintió en un radio de centenares de kilómetros, en las regiones de Lima, Arequipa, Cusco y Huancavelica.

En declaraciones hechas en Paraguay, a donde viajó para participar en la XXI Cumbre Iberoamericana, Humala dijo tener información de que no hay consecuencias graves del sismo.

"Quiero pedir la calma, que la gente esté tranquila, pues tenemos allí unidades de ingeniería que van a reparar de inmediato lo que haya que reparar", manifestó el mandatario, a tiempo de asegurar que si hubiera una situación muy grave regresaría de inmediato.

Por su pate, el jefe de la Capitanía de Puertos de Pisco, comandante Sandro Trigoso, indicó que las condiciones del mar son normales hasta el momento, luego de versiones de que el mar se había retirado en Pisco, ciudad de Ica, como ocurre antes de un maremoto o tsunami.

Agregó que las autoridades están alertas y orientó poner en lugar seguro las embarcaciones pesqueras por precaución.

El sismólogo del Instituto Geofísico del Perú Hernán Tavera desacreditó los intentos de comparar el sismo de hoy con el que devastó a Ica y territorios cercanos el 15 de agosto de 2007 y dijo que el primero fue de intensidad moderada.

Puntualizó que el terremoto de 2007 liberó aproximadamente 33 veces la energía desatada por el de esta mañana y, por tanto, fue mucho más fuerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada