jueves, 28 de junio de 2012

Incendio arrasa la ciudad de COLORADO SPRINGS en USA



Las llamas destruyeron varios edificios del noreste de la localidad de los EEUU y amenaza con extenderse. Hay 36 mil evacuados e incalculables daños materiales.


"Hasta (el martes) por la tarde, se trataba de un incendio forestal, pero desde entonces entró en el noroeste de la ciudad. Nadie esperaba que esto ocurriera", declaró Steve Bach, alcalde de la localidad, a la cadena de televisión KDVR-TV.

"Es una tormenta de fuego de proporciones épicas", comentó por su parte el jefe de Bomberos de Colorado Springs, Richard Brown, citado en el diario local Denver Post.

Colorado Springs es la segunda ciudad del estado y está ubicada a un centenar de kilómetros al sur de Denver. El incendio, llamado Waldo Canyon Fire, se desató el sábado y se mostró de inmediato peligroso. Unas 36.000 personas debieron ser evacuadas, declaró a la CNN el gobernador de Colorado, John Hickenlooper.

Las causas del incendio seguían siendo desconocidas. "Tenemos pistas según las cuales podría ser de origen criminal, pero algunos piensan que podría deberse a rayos", tras una tormenta eléctrica, señaló.

Hickenlooper sobrevoló el incendio el martes por la noche para evaluar la magnitud del desastre. "Es un espectáculo lúgubre, la destrucción es enorme", dijo la misma cadena de televisión, quien agregó que hasta el momento no hay ninguna víctima fatal.

"El FBI está trabajando estrechamente con las autoridades locales y federales para determinar si los incendios son resultado de una actividad criminal", pero por ahora no comenzó una investigación, aclaró a la agencia AFP Dave Joly, vocero de la agencia en Denver.

Mientras vientos muy fuertes y en sentido contrario soplaban sobre la región, haciendo totalmente imprevisible el avance del fuego, las filas de automóviles que escapaban de la ciudad crecían en las autopistas.

"En general el viento sopla en una sola dirección. Jamás vimos un avance como este", comentó el comandante de las operaciones, Rich Harvey, durante una rueda de prensa en Colorado Springs. "El incendio se comporta de manera totalmente imprevisible", agregó, antes de precisar que los vientos habían alcanzado una veclodad cercana a los 100 km/h.

Los bomberos del estado combaten también el llamado High Park Fire, que estaba controlado en un 65% el martes, cerca de Fort Collins (100 kilómetros al noroeste de Denver), que ya destruyó cerca de 35.000 hectáreas de bosques y se convirtió en el segundo en importancia de la historia de Colorado.

Altas temperaturas récord, una humedad muy baja y vientos de más de 100 km/h provocaron y atizaron recientemente unos 40 incendios en el oeste del país.

Más recursos

El presidente Barack Obama anunció en la mañana del miércoles que se desplazará el viernes a Colorado para conocer la situación. En una conversación telefónica con el gobernador del estado, precisó que el Gobierno federal "continuará brindado los recursos necesarios para respaldar y asistir a las autoridades y de otros numerosos estados del oeste del país afectados por los incendios".

En la noche del martes al miércoles el incendio más que duplicó su extensión y ya lleva destruidas más de 6.000 hectáreas de vegetación. El miércoles, sólo 5% del mismo estaba controlado.

Entre las instalaciones amenazadas por el fuego figura la Escuela de Formación de la Fuerza Aérea, que debió evacuar dos barracas para estudiantes la víspera de la llegada de mil nuevos cadetes.

En total, más de 8.400 personas, 578 carros de bomberos y 79 helicópteros luchaban actualmente contra las llamas en el oeste de los Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada